RenfeALSArenfe-SNCF
El mejor precio para tu próximo viaje

Compara billetes de tren y autobús para encontrar el más barato.

Compara y combina a la hora de reservar

Trabajamos con 116 compañías de tren y 91 operadores de autobús en 44 países.

Usa tus tarjetas de fidelización

Así como las tarjetas de descuento para viajeros frecuentes.

Paga con seguridad

Aceptamos PayPal, Amex y todas las tarjetas de crédito internacionales.

Sevilla, ubicada en el suroeste de la península ibérica, es una de las perlas de la geografía española. Un viaje en bus a Sevilla permitirá a los visitantes descubrir la historia, la arquitectura y la gastronomía de la capital andaluza. La ciudad cuenta con un fascinante patrimonio artístico, fruto del importante papel que ha jugado en la historia de España, tanto durante la época musulmana como tras la Reconquista y hasta nuestros días. Tan solo basta un paseo por las intrincadas calles del casco antiguo para comprender por qué esta fascinante ciudad ha inspirado a tantos artistas nacionales e internacionales.

Comprar billetes de autobús a Sevilla

Sevilla cuenta con 2 estaciones de autobuses principales: la de Plaza de Armas y la de Prado de San Sebastián. La primera se encuentra en el oeste de la ciudad, junto al río Guadalquivir. Se trata de un edificio erigido para la Exposición Universal de 1992 y se encuentra en las proximidades de las instalaciones creadas para este popular evento. A ella llegan muchos de los servicios que conectan Sevilla con los municipios de la comarca y con grandes ciudades de otras comunidades autónomas como Madrid, el País Vasco o Cataluña.

La segunda estación, la de Prado de San Sebastián, ubicada en la plaza homónima, se construyó en 1938 y destaca por la decoración de sus murales, de estilo fovista. Se encuentra en la zona vieja de la ciudad, entre el Alcázar y la Plaza de España. Hay un gran número de empresas que ofrecen traslados en bus interurbano a Sevilla, como Alsa o Socibus, por lo que las conexiones entre la ciudad y otros municipios españoles son sencillas y frecuentes. Por ejemplo, el trayecto en autobús entre Madrid y Sevilla dura unas 6h 20min aproximadamente, y el viaje en bus de Barcelona a Sevilla, unas 17h de media.

 

Transporte público en Sevilla

Sevilla es la cuarta ciudad más grande de España, por lo que cuenta con una extensa red de transporte público que comunica todos los puntos de la ciudad. Los viajeros pueden utilizar autobuses urbanos, tranvías, metro, taxis o bicicletas. Las estaciones de autobús están perfectamente comunicadas con el centro: la estación de Prado de San Sebastián está a tan solo 9min en la línea T1 de tranvía, mientras que la estación de la Plaza de Armas se sitúa a unos 15min caminando. La estación de tren de Sevilla Santa Justa se encuentra a aproximadamente 30min del centro con las líneas de bus EA, C4, C2 o 01. Asimismo, el aeropuerto está a unos 50min en autobús con la línea EA.

Existe un gran número de líneas para desplazarse por Sevilla en metro o tranvía. El tranvía de Sevilla, conocido como Metrocentro, se reinauguró en 2007. El recorrido, de 1 línea, cuenta con 5 paradas en total, cubre 2,2 kilómetros y pasa por algunos de los puntos más importantes del centro la ciudad, como la Avenida de la Constitución. El metro se inauguró en 2009 y actualmente cuenta con una línea, aunque está planeado que en el futuro haya 4. El trayecto cruza la ciudad de este a oeste y pasa por algunos municipios circundantes. El billete sencillo de metro cuesta 1,35€. Sin embargo, es posible viajar en ambos transportes con un bono que ofrece trayectos a precios más reducidos. Aunque el tranvía no circula por la noche, el metro sí que ofrece servicios nocturnos los viernes y sábados hasta las 2:00 de la mañana.

Los autobuses urbanos de Sevilla están gestionados por la empresa Tussam. La compañía opera un total de 48 líneas, entre las que se incluyen servicios periféricos, radiales, circulares y nocturnos. También hay líneas especiales que solo circulan durante eventos concretos, como la Feria de Abril. Entre las líneas más destacadas se encuentran la EA, que conecta el centro con la estación de tren, el aeropuerto y la estación de bus de Prado de San Sebastián, y la línea 21, que pasa por la estación de autobús interurbano de Plaza de Armas. El billete sencillo cuesta 1,40€, aunque, al igual que el metro y el tranvía, se pueden conseguir tarifas reducidas si se viaja con un bono transporte. Existe un servicio de bus nocturno que circula entre las 12:00 y las 5:00 de la mañana, con 8 líneas en total.

Para los viajeros que prefieran desplazarse por carretera, existe la posibilidad de moverse en taxi por Sevilla. Hay múltiples empresas que ofrecen estos servicios, entre las que se encuentran EuroTaxi Sevilla, Radio Taxi Giralda, Radio Taxi o Tele Taxi. Se pueden solicitar los servicios de manera telefónica y, por lo general, los trayectos son rápidos y cómodos excepto en la época de eventos especiales, como Semana Santa o la Feria de Abril. Los viajeros que quieran desplazarse del aeropuerto al centro de Sevilla deben tener en cuenta que existe una tarifa única para estos trayectos, de 22,20€ (en Semana Santa y durante la Feria de Abril es de 30,93€).

La opción más ecológica para conocer la ciudad es recorrer Sevilla en bicicleta. Existe un servicio de alquiler público de bicis llamado SEVici, para el que se necesita adquirir una tarjeta bono. Una vez se haya comprado, se puede alquilar una bicicleta en cualquiera de los puntos de recogida de la ciudad, unos 260, y se cobrará el servicio en función del tiempo que se utilice la bicicleta. Sevilla ha sido reconocida como la cuarta mejor ciudad del mundo para recorrer en bicicleta, precisamente gracias a este servicio de alquiler y a su extensa red de carriles bici, de más de 170 kilómetros en total.

 

Visitar Sevilla

Sevilla es una ciudad cargada de historia y lugares para visitar. Sin embargo, a pesar de su riqueza, resulta recomendable realizar un recorrido por Sevilla a pie. Comenzando en la estación de autobuses de Plaza de Armas, los visitantes pueden caminar a orillas del río Guadalquivir durante 8min y llegar hasta el puente de Triana, el más famoso de la ciudad debido a su diseño en hierro. Siguiendo el paseo a orillas del Guadalquivir se podrán ver otros de los monumentos más famosos de la ciudad, como la plaza de toros de La Maestranza y la Torre del Oro, construida en 1220, cuando la ciudad estaba bajo dominio musulmán. Callejeando hacia el norte se encuentra el centro de la ciudad y la famosa catedral, la más grande del mundo en estilo gótico. Adyacente a la misma está la Giralda, construida inicialmente como alminar de la mezquita de la ciudad.

Los alrededores de la catedral son el sitio ideal para disfrutar de las famosas tapas sevillanas. Los visitantes no se pueden perder el pescado frito, la pringá o el gazpacho andaluz, todo ello acompañado de una copa de manzanilla. Esta es una zona ideal también para visitar un tablao flamenco y conocer más de la tradición musical de la ciudad. Tras esta parada, el recorrido continúa hacia el sureste, donde se encuentra el Real Alcázar, compuesto por edificios construidos desde la Edad Media hasta el barroco. Una vez finalizada la visita a el Alcázar y a tan solo 8min a pie al sur del mismo se encuentra el parque de María Luisa. Los turistas pueden concluir su visita a Sevilla en este tranquilo rincón y admirar la preciosa Plaza de España. Alzada a principios del siglo XX, se trata de una construcción decorada con azulejos que representan a todas las comunidades autónomas de España.

Tus viajes empiezan mejor con Trainline

Ayudamos a nuestros clientes a hacer más de 125 000 viajes cada día alrededor de Europa.