¿Estás pensando en hacer alguna escapada de un día desde Nápoles? ¡Estás en el sitio correcto! En este artículo vas a encontrar nuestros 10 destinos favoritos del sur de Italia en los que pasar un día a los que podrás llegar viajando cómodamente en tren. Nuestra lista tiene un poco de todo: ruinas romanas, rutas de senderismo por el Vesubio o paseos por aposentos reales. Te dejamos un poco de información para despertar tu apetito más viajero y ayudarte a planificar tus excursiones desde Nápoles. Esperamos que esta selección te lleve a descubrir la belleza de Campania.

  1. Costa Amalfitana
  2. Pompeya
  3. Herculano y el Vesubio
  4. Sorrento
  5. Roma
  6. Campos Flégreos
  7. Caserta
  8. Parque Nacional del Cilento y valle del Diano
  9. Gaeta
  10. Benevento

1. Costa Amalfitana

Las fotos de este precioso rincón han ilustrado incontables portadas de revistas de viajes por el país. La costa Amalfitana es el arquetipo de uno de los rincones más idílicos de Italia, se caracteriza por sus coloridos pueblos y acantilados que bordean el Mediterráneo. Además, es el enclave ideal al que llegar desde Nápoles hasta Salerno, considerada la puerta de entrada a la costa amalfitana, a solo 30 minutos en el tren más rápido. Desde Salerno es fácil encontrar múltiples autobuses para visitar los pueblos más renombrados: Positano, Ravello, Praiano y Atrani. Si quieres evitar los viajes en autobús, también tienes a tu disposición un tren directo desde Nápoles a Vietri sul Mare en pleno litoral y famoso por ser la “Capital de la Cerámica de Campania” en algo más de una hora.

2. Pompeya

Uno de los sitios más distinguidos de Europa y un lugar de visita obligada para hacer una excursión de un día desde Nápoles. El trayecto al conjunto arqueológico dura unos 41 minutos desde la Estación Central de Nápoles hasta las ruinas de Pompeya. Toda la ciudad fue sepultada por 5 metros de ceniza de la lava del Vesubio en el año 79 D.C. Esto hizo que se conservaran con gran detallismo las estructuras de las casas, calles y decoraciones que aparecieron en la excavación a principios del siglo XX. Paseando por todos los vestigios vas a obtener toda la esencia de la vida en la Antigua Roma.

3. Herculano y el Vesubio

Menos famosa, pero no menos importante, es la célebre Herculano, que también fue cubierta por las cenizas de la erupción del volcán, al mismo tiempo que Pompeya. La estación más cercana a las ruinas de Herculano es Pontici-Ercolano, a menos de 20 minutos en tren de Nápoles. Otra gran razón para recorrer Herculano en una excursión de un día, es la posibilidad de explorar el Vesubio en una ruta de senderismo. Da igual si lo haces en autobús de línea, con una visita guiada, tus dos piernas o una mezcla de las tres. Herculano está a menos 15 kilómetros de la cima del volcán, así que las opciones son muy variadas.

4. Sorrento

Situado en la punta de la península, mirando a la ciudad a través del Golfo de Nápoles, Sorrento te dará otros matices muy distintos a los de la gran urbe, a pesar de encontrarse a menos de una hora en tren. Este pequeño pueblo combina preciosos colores en las luminosas fachadas de las casas, bares y restaurantes sobre el lienzo azul del Mediterráneo. Una playa de arena dorada y unas vistas impresionantes del Vesubio y Nápoles son otros de sus tesoros más preciados. Desde Sorrento en ferri llegarás en menos de 30 minutos a la mítica isla de Capri.

5. Roma

Ruinas romanas, festivales modernos, reputados museos y una impresionante arquitectura. Roma no necesita más presentaciones. Comienza por el corazón imperial de Roma, continúa por el Coliseo, el Foro y el Palatino y recorre el centro histórico. Tus sentidos van a quedarse extasiados con el Panteón, la Plaza Navona o la del Popolo. No te olvides de bajar hasta la Fontana de Trevi y, por qué no, lanza una moneda mientras pides un deseo.

La capital italiana es uno de los lugares de todas estas excursiones a los que más fácilmente podrás llegar en tren desde Nápoles, ya que las dos ciudades están conectadas por trenes de alta velocidad que tan solo tardan algo más de una hora.

6. Campos Flégreos

Al este de Nápoles se encuentra este accidente geográfico, una vasta caldera volcánica en la que se dan cita aguas termales, lagos y fumarolas, ofrece una excursión diferente para pasar el día. En tan solo 15 minutos podrás moverte desde Nápoles a Pozzuoli en tren, donde se encuentra el centro neurálgico de su actividad hidrotermal. En él, se sitúa el cráter de Solfatara (tierra de azufre), el volcán está inactivo pero sigue desprendiendo efusiones gaseosas. Según la mitología, aquí estaría el hogar de Vulcano, el dios romano del fuego. 

7. Caserta

El Palacio Real en Caserta fue construido para ser la residencia oficial del Rey de Nápoles (Carlos III) inspirado en el de Versalles en Francia. Todavía hoy, es uno de los palacios más grandes del mundo. 1.200 habitaciones y un recinto exterior repleto de jardines con fuentes, cascadas y otras atracciones. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, por ser uno de los primeros ejemplos de arquitectura barroca en el sur de Italia. La paz que se respira en sus alrededores contrasta con el ajetreo de Nápoles. El viaje en tren de Nápoles a Caserta tiene una duración de unos 35 minutos desde la Estación Central.

8. Parque Nacional del Cilento y valle del Diano

Explorar las cuevas en un kayak, nadar en la playa, escalar por acantilados o recorrer colinas y admirar villas medievales. Si te apetece salirte un poco de la ruta típica entre Nápoles y Pompeya, a tan solo 1 horas y 47 minutos te espera el aire puro de una reserva natural. Todo el conjunto del Cilento y Valle de Diano se extiende en un área kilométrica de bosque frondoso, playas vírgenes y formaciones rocosas. También cuenta con numerosos restos arqueológicos de la Antigua Grecia, de las fundaciones de Paestum y Velia y sus imponentes templos distribuidos por el terreno del parque.

9. Gaeta

Entre Nápoles y Roma, Gaeta ha estado deshabitado desde la antigüedad. Fue una de las primeras ciudades construidas de la Vía Apia, una de las principales calzadas romanas que unía Brindisi con la punta más sureste de Italia. Sus ruinas son impresionantes, por ejemplo, el mausoleo desde el que se divisa la playa de Serapo desde el Monte Orlando. Otro de los lugares de visita obligada es la Cueva del Turco, una gruta en el océano en la montaña “Spaccata” (que significa rota). La estación más cercana de Gaeta es Formia, a 49 minutos desde Nápoles. Una vez allí, podrás llegar a Gaeta en una ruta de autobús de 15 minutos.

10. Benevento

Si te apetece un cambio, haz una escapada de un día a Benevento. Situada  a 130 metros sobre el nivel del mar, en la confluencia de los dos ríos Calore y Sabato, a 50 kilómetros de Nápoles. Benevento te brindará unas bonitas vistas, fascinantes tesoros históricos y una vida urbana con un carácter muy distinto al de Nápoles. Solo tardarás 1 hora y 29 minutos en llegar. Recorre su templo romano, el Arco de Trajano, la iglesia de Santa Sofía que son algunos de sus monumentos más importantes. Benevento tiene también uno de los mejores zoos de Campania.

Tanto si deseas un chapuzón en la playa o una incursión histórica, vas a encontrar un sinfín de lugares a los que hacer cómodas excursiones desde Nápoles. Para comenzar a reservar o descubrir más, echa un vistazo a nuestro planificador de viajes y a nuestra página Viajar en tren por Italia.