Una excursión desde Berlín permite aprender mucho sobre la cultura y la historia de esta ciudad. En un día puedes llegar fácilmente a Potsdam, donde te esperan los castillos de la aristocracia prusiana. También merece la pena ver las residencias de los gobernantes locales como por ejemplo el Mecklenburg Seepnplatte. Un buen consejo es un viaje a Spreewald, o algo más al sur, en dirección a Dresde. Encontrarás tus billetes de tren y autobús cómodamente en nuestra página, donde conseguirás las mejores ofertas de viaje a los mejores precios.

1. Potsdam

Un clásico entre las excursiones desde la capital alemana es coger un tren de Berlín a Potsdam. Desde la estación central, desde Zoologischer Garten y desde Alexandeplatz se puede llegar a la famosa residencia de la Corona Prusiana en el regional express o en S-Bahn. El viaje dura, según el medio de transporte elegido, entre 23 y 60 minutos. Una vez llegues a la estación principal de Potsdam, debes caminar hasta el Palacio de Sanssouci, unos de los palacios rococós más importantes de Alemania. También destacan Charlottenhof, el castillo de Glienicke y el de Cecilienhof, que alberga una exposición sobre los Tratados de Potsdam después de la Segunda Guerra Mundial.

2. Spreewald

Situado a tan solo 1 hora al sur de Berlín, Spreewald es el lugar perfecto pasar unos días emocionantes al aire libre. Solamente hay que reservar un tren desde Berlín a Lübbenau para disfrutar, en bicicleta o caminando, del paisaje pintoresco de este destino a lo largo de sus canales. Puedes coger una barca y descubrir los paisajes acuáticos. Muchos de estos viajes salen desde Wotschofska y podrás disfrutar de una copa de vino y de un almuerzo a base de truchas y carpas mientras contemplas las apacibles vistas.

3. Región de los lagos de Mecklenburgo

Si quieres relajarte durante tus vacaciones en Berlín en medio de la naturaleza, lo mejor es reservar una excursión de un día a Mecklemburgo, donde te esperan las encantadoras aguas del Müritz, donde podrás bañarte, divertirte, pescar o practicar vela y remo. Para llegar hasta aquí puedes viajar en tren desde Berlín a Waren y en 1h y 20min estarás en tu destino. Desde Waren llegas fácilmente en tren a estaciones cercanas como la de Rechlin, Neustrelit o la Mirow. En Mirow podrás descubrir el magnífico castillo barroco que durante mucho tiempo fue la residencia de los príncipes de Mecklemburgo.

4. Dresde

Para los verdaderos amantes de la cultura, hacer una excursión de Berlín a Dresde es casi obligatorio. Destaca su castillo, conocido como Zwinguer, con su Museo de Grabados y Dibujos y su colección numismática. En su interior también se encuentra el salón matemático-físico, la galería de imágenes de los antiguos maestros y su colección de porcelona con algunas de las piezas más valiosas de la fábrica de Meissen. El viaje desde Berlín a la estación central de Dresde dura aproximadamente 2 horas.

5. Mar Báltico

Una estancia en Berlín puede combinarse con una excursión al mar Báltico, especialmente a las islas Rügen y Usedom, dos de los destinos más bellos. Desde Berlín a Bergen o a Göhren, podrás llegar hasta Rügen y descubrir sus famosos balnearios mientras disfruta de una excelente comida. Si decides visitar Usedom, un destino situado en la frontera con Polonia, descubrirás sus tranquilas dunas y sus curiosos muelles. Es recomendable igualmente una excursión a Stralsund y a Wismar, dos lugares considerados por la Unesco como patrimonio mundial.

6. Leipzig

La ciudad cosmopolita de Sajonia, así como la metrópoli hípster, es Leipzig. Aquí podrás disfrutar de un día de compras en las mejores tiendas de moda o adquirir souvenirs en los numerosos establecimientos que encontrarás por sus calles. También hay muchos restaurantes, como el que se encuentra en la calle de los Descalzos. Si te apasionan los lugares de interés turístico, acércate hasta Thomaskirche y Nikolaikirche, éste último el punto de partida de la revolución pacífica que tuvo lugar en los años 80. Los trenes que unen Berlín y Leipzig realizan el trayecto en 1h y 10 min y te dejan en la estación central de Leipzig.

7. Sachsenhausen

Otra de las excursiones desde Berlín interesantes es al campo de concentración de Sachsenhausen, probablemente el más relevante del Tercer Reich. Cogiendo un tren S-Bahn desde Berlín hasta Oranienburg, en apenas 1 hora llegarás a tu destino. Una vez allí habrá que andar unos 20 minutos hasta la entrada del campo o coger un autobús. Si quieres conocer a fondo la historia de este lugar, puedes solicitar una audioguía, aunque también puedes recorrerlo por libre.

8. Rostock

A poco más de 200 kilómetros de Berlín se encuentra la ciudad de Rostock, una destino de paso para todos aquellos cruceros que van hasta los países nórdicos o a Rusia. En esta localidad situada al norte de Alemania podrás visitar uno de los relojes astronómicos más longevos de toda Europa. El viaje en tren de Berlín a Rostock dura unas 2h y 30min y te deja en la estación central de Rostock.

9. Hamburgo

Una de las ciudades más importantes de Alemania es Hamburgo, la segunda más poblada después de Berlín. Son apenas 288 kilómetros de distancia lo que separa el viaje en tren de Berlín a Hamburgo, distancia que se puede recorrer en tren en 1h 43min. Una vez allí es obligatorio un paseo por su casco histórico, por la plaza del Ayuntamiento, así como por la HafenCity, una zona ubicada junto al puerto conocida sobre todo por su emblemática sala de conciertos, con su acústica vanguardista y su impresionante fachada, y el Speicherstadt, el barrio de los almacenes con vigas de madera más grande de todo el mundo.

10. Magdeburg

Conocida como la ciudadela verde, este destino situado muy cerca de Berlín, es una de las ciudades más antiguas de los estados federados del país. Su origen se remonta a principios del siglo IX y el reflejo de sus más de 1 200 años de historia es su maravilloso patrimonio monumental, en el que sobresale su catedral, cuya construcción comenzó en el año 1209 y no se terminó hasta 300 años después. Otro de los puntos más interesantes de Magdeburg es la Jahrtausendturm, una torre de madera que está entre las más altas del mundo. Los trenes que unen Berlín y Magdeburg tardan solo 1h 24min.

La capital de Alemania es cultura y es diversión. Las excursiones desde Berlín son ideales para descubrir sus alrededores, menos conocidos, que esconden joyas como los palacios de Potsdam, la naturaleza del Spreewald y los lagos de Mecklenburgo, la artística Dresde, la tranquilidad del mar Báltico, la Leipzig más hípster, la historia de Sachsenhausen, la astronomía de Rostock, la ciudad portuaria de Hamburgo o la antigua Magdeburg. La forma más rápida y cómoda de disfrutar del viaje es descubriendo sus paisajes en tren.